CUARTO Y MITAD

Written by Daniel Rebollo

Asomando entre la frondosa vegetación domina la colina un bloque rotundo e imponente de piedra. Clavado en el terreno se eleva sobre el resto de edificaciones haciéndose notar con elegancia. Marca terreno, asusta, intimida. Coge altura para observar que todo está correcto a sus pies. La casa Cuarto y Mitad permanece con la cabeza bien alta, erguida. Sabe que no tiene competencia.

Gana seguridad tras hacerse con el 1er puesto en la XVII edición de los premios COAG en la categoría de vivienda. Ya es imparable. Fernando Martínez y Miguel Carballido, junto con Inés García y Susana Vázquez, han logrado levantar una obra maestra.

Con una fuerte inclinación en la parcela, no era fácil situar bien la vivienda. La primera decisión importante fue dividir la construcción en dos partes. Debido al desnivel del terreno, la mejor solución era dejar los vehículos cuanto antes y continuar caminando hasta la casa, por lo que lo primero que nos encontramos es un volumen completamente cerrado que hace las funciones de garaje.

Continuamos a pie por unas escaleras que van a parar a la puerta de la casa. La sorpresa está asegurada. La vivienda se ha pensado para que desde el exterior no puedas apreciar apenas nada. Es desde el interior de la parcela, mientras desciendes por la pendiente, cuando puedes comenzar a apreciar el volumen limpio y de lineas puras.

Para evitar grandes movimientos de tierra, se han diseñado plantas con poca superficie. Como nos cuentan los arquitectos, “la casa se desarrolla en medias plantas, que genera una circulación en espiral en la vivienda, pasando de unas habitaciones a otras sin pasillo. Cada media planta es un espacio distinto. O de otra manera, cada mitad es un cuarto“.

La pieza se gira levemente en el terreno para buscar las vistas. Se aparta de los vecinos curiosos y se abre por completo a la naturaleza. Orientada al sudoeste, capta los últimos rayos de luz del día. Los que te hacen sentir vivo. Los que indican que el día está a punto de terminar y que mañana habrá una nueva oportunidad.


Arquitectura: Fernando Martínez, Miguel Carballido, Inés García y Susana Vázquez

Fotografía: Roi Alonso

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *