PAVESTONE

Written by Daniel Rebollo

Tal vez una de las tipologías más difíciles de trabajar para un arquitecto sea la arquitectura industrial. Grandes naves sin escalas a su alrededor que indiquen una referencia de tamaño, situadas generalmente en zonas apartadas, poco cuidadas y algo grises.

Una superficie plana, un soleamiento acusado y un programa de necesidades sobre la mesa fue el reto que la empresa DFG-PAVESTONE, le puso al estudio de arquitectura OLA para la construcción de sus oficinas-showroom en Monçao, Portugal. Dedicada a la explotación de canteras de granito por todo el mundo, la empresa gallega necesitaba un espacio para albergar a sus empleados y donde poder mostrar sus productos a potenciales clientes.

La propuesta de OLA se centra en dos focos principales:

  1. Construir un espacio libre y sin barreras para permitir su crecimiento y adecuación a los diferentes escenarios que puedan surgir a lo largo del tiempo.
  2. Servir de soporte al granito para mostrar las posibilidades técnicas de la firma para la transformación del material.

Se concibe el edificio como una nave limpia y sencilla, cuyo contenedor escapa de la complejidad constructiva y se centra en generar una atmósfera clara y nítida. Se superponen al contenedor celosías de granito azul platino que ejercen de protección solar, tamizando la luz que se filtra en el interior y convirtiéndose en elementos escultóricos que dejan ver la tecnología punta con la que cuenta la empresa para la optimización de la piedra.

El volumen se abre directamente a norte con una gran cristalera y se cierra por completo a este. En el oeste se sitúa una celosía vertical girada 45º que genera una zona de entrada, un pórtico, un acceso previo. Al sur se construye un tejido de granito de piezas iguales que filtra la luz y evita la incidencia directa en el interior.

El interior se ha revestido con diferentes tipos de piedra que ayudan a marcar y delimitar zonas de trabajo. Separaciones con vidrio permiten apreciar desde varias estancias la efectiva y compleja sencillez que ha conseguido OLA Estudio.

Un espacio profundo e infinito que da cobijo a las necesidades planteadas de inicio, con escala y dimensiones propias que utilizan como fondo un paisaje que hace olvidar que uno se encuentra en una zona industrial.


Arquitectura: OLA Estudio

Fotografía: Imagen Subliminal

Ubicación: Monçao, Portugal

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *