LOSADA SERRANO

Written by Daniel Rebollo

No es fácil sacar un proyecto adelante cuando sabes que tienes entre manos la tarea de crear un lugar al que nadie quiere ir. La gente tiene pánico, fobia. Siente nervios, dolor en el estómago, sudoración en las manos. Pero aún así el estudio Silvosa París Arquitectura aceptó el reto de acondicionar el local para las nuevas instalaciones de la clínica dental Losada Serrano.

Era un bajo vacío, con aspecto lúgubre, sombrío e incluso algo tenebroso. Se encontraba situado entre una de las calles principales de la ciudad y una plaza con vistas, algo que jugaba a su favor.

Uno de los aspectos más importantes para Silvosa París era la relación que se establece siempre entre las estancias de acceso público y las estancias privadas. El programa de necesidades marcaba la existencia de una zona de recepción, una sala de espera, un aseo público, tres gabinetes, sala de esterilización y varias zonas de uso privado para los trabajadores.

Tres islas resuelven todo el programa, albergando cada una de ellas un gabinete y varias zonas de trabajo, siendo la central la que consigue dirigir la circulación del local. En ella se encuentra la recepción, que da paso a la sala de espera, situada en la parte trasera, junto a la plaza con vistas que consigue que el cliente se sienta relajado y tranquilo.

Por el lado opuesto se accede a los gabinetes y a las zonas de trabajo privadas, completamente cerradas al exterior, pero no por ello sin luz natural; se abrieron grandes huecos a fachada que permiten que la luz campe a sus anchas por toda la clínica.

Una vez finalizado el tratamiento, el cliente vuelve a salir por la entrada pero sin retroceder el camino andado, cerrando así un círculo que facilita el tránsito de público por la clínica sin entorpecer el flujo de trabajo del personal.

Los materiales utilizados han sido pocos para conseguir unidad y fuerza. Ladrillo cara vista gris para las paredes principales de las islas, algunas de las cuales hacen de telón de fondo para la fachada. Trasdosados de friso acanalado natural para mejorar la acústica del local. Una solución textil vinílica de color azul cubre todo el suelo de la zona pública. Chapa ondulada blanca recorre los techos, integrando las luminarias.

Estos consiguen hacer evidente el contraste entre zonas públicas y privadas. Los pasillos y la sala de espera transmiten amabilidad, calidez, calma, frente a los gabinetes blancos, inocuos, impolutos.

Me atrevería a decir que tras esta impecable intervención muchas personas van un poco menos nerviosas a la clínica de Losada Serrano. Es más, me atrevería a decir que ahora muchas personas tienen ganas.


Arquitectura: Silvosa París Arquitectura

Fotografía: Luis Díaz Díaz

Ubicación: Betanzos, Galicia

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *