San Agustín

Written by Daniel Rebollo

Cuando te toca rehabilitar una vivienda en el casco histórico de Santiago de Compostela, uno nunca sabe si es una suerte o una tortura. Los edificios catalogados dentro del Plan Especial de Protección y Rehabilitación de la ciudad histórica de Santiago, están sujetos a estrictas normas de actuación que a veces dejan muy poco margen para operar. Por fortuna, en este proyecto sucedió lo primero. El equipo de 2es+ Arquitectura, formado por Alfonso Castro Lorenzo y Álvaro Marín Durán, se encontró con un edificio en muy mal estado de conservación, situado cerca del Mercado de Abastos, compuesto por planta baja, planta primera y un pequeño bajocubierta.

El Plan obligaba a conservar la estructura del edificio y la composición de los huecos en fachada, pero por otro lado permitía convertir el pequeño bajocubierta en una nueva planta, ganando así metros cuadrados a la edificación.
Al nuevo volumen añadido se le dio un aspecto más ligero y liviano que el inferior, de piedra y con carácter pesado, pero buscando una transición natural entre ambos. En una de las fachadas se han reproducido de manera exacta los huecos de la planta primera, mientras que en la otra se ha continuado con la forma tradicional de la galería del edificio anexo.

En su interior se ha querido poner en valor y dar protagonismo a los muros de piedra existentes, dejándolos a la vista y pintándolos de blanco, igual que la estructura formada por vigas metálicas y forjado colaborante. Esto ayuda a conseguir una mayor luminosidad en todo el espacio, dejando que la luz fluya a su antojo por todas las estancias. La escalera que comunica las tres plantas es de chapa metálica perforada, también blanca, con un lucernario situado en la parte superior que permite que una cascada de luz bañe todo el hueco de arriba a abajo.

El mobiliario ha sido cuidadosamente elegido para seguir la línea compositiva de la vivienda, eligiendo el color blanco, la madera y colores suaves como personajes principales del escenario.

La luz artificial de la vivienda es en su mayoría indirecta, oculta en las vigas o a través de pequeñas lámparas auxiliares.

El resultado es un hogar de lineas simples y sencillas, luminoso y rehabilitado con gusto y tradición, que no pasa desapercibido para los transeúntes (ya sean peregrinos o no) que pasean por los alrededores de este pequeño edificio que comenzó una nueva mejor vida.


Arquitectura: 2es+ Arquitectura

Fotografía: Hector Santos-Díez

Ubicación: Santiago de Compostela

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *